Psicosis Puerperal

A pesar de la cantidad de información con la que, afortunadamente, contamos en la actualidad. Aún existen temas “tabú” que nos son muy desconocidos y de los que prácticamente nadie habla. Uno de estos temas es el que me gustaría tratar hoy: la Psicosis Puerperal.

 

Hace unos días, hablando con una de nuestras seguidoras tuve el placer de conocer su historia personal la cual no hizo menos que ponerme los pelos de punta y darme un golpe de realidad sobre cómo existen carencias abismales a nivel de sanidad pública con respecto a los procesos emocionales que se viven durante el embarazo y el post- parto/ puerperio.

 

Carencias a nivel de servicio psicológico y carencias a nivel de calidad de servicio psiquiátrico, restándole total importancia a la pedida de auxilio y atención de una madre desesperada con serios pensamientos recurrentes de suicidio, e incluso, infanticidio.

 

Si mi humilde blog sirve para llegar a aquellas personas que puedan hacer algo al respecto, seguiré reclamando más y mejor atención psicológica a las mujeres antes, durante y tras el embarazo.

Depresión Post-Parto

En algunas otras ocasiones he tenido la oportunidad de hablar acerca de la depresión post-parto, un trastorno emocional que resulta especialmente complicado para la mujer teniendo en cuenta que acaba de tener a un precioso y deseado bebé y todo el mundo se siente feliz excepto ella.

Resulta un proceso muy duro y difícil de entender tanto para aquella persona que la sufre como para los que se encuentran alrededor.

 

Acompañando a los profundos sentimientos de desgana, tristeza, vacío, irritabilidad y desesperación aparecen otros como la culpabilidad por ser incapaces de disfrutar un momento que se “presupone” debería ser inmensamente feliz.

Lo bien cierto es que, aproximadamente entre un 10-15% de las mujeres sufre una depresión tras el parto y la gran mayoría de ellas, empieza a sufrir los primeros síntomas ya durante el embarazo.

 

Si estás en esta situación, no dudes en buscar ayuda cuanto antes. Para poder dar lo mejor al bebé que tanto deseas y que viene en camino, necesitamos que tú te encuentres en perfectas condiciones y tan importante 

Psicosis Puerperal: depresión Post-parto llevada al extremo

Hoy, me gustaría que conociéramos juntos un poco más acerca de un tipo de depresión post-parto llevada al extremo, es aquella que se conoce como: Psicosis Puerperal.

 

La Psicosis Puerperal es un trastorno psicológico bastante desconocido e inusual (afortunadamente, tan sólo afecta a 1 de cada 1000 mujeres) pero, que puede aparecer en mujeres que acaban de dar a luz o durante las semanas posteriores al parto.

 

Este trastorno está caracterizado por la aparición de delirios, absoluta desorganización del pensamiento, pérdida de contacto con la realidad y alucinaciones, entre otros.

Los síntomas pueden variar dependiendo del caso, dependiendo de las experiencias vitales de la mujer que lo padece, incluso, variando a lo largo del tiempo.

Pueden alternarse sentimientos de total euforia con momentos de profunda tristeza (manía vs depresión). Los signos de alarma que pueden llamarnos la atención serían la disminución excesiva de la necesidad de dormir y confusión mental, delirios y paranoias que pueden incluso, llegar a pensamientos de suicidio o infanticidio.

 

A pesar de que se cree que puede existir algún componente genético que aumente las probabilidades de sufrir este tipo de patología, la mitad de las mujeres que lo sufren no presentan ningún factor de riesgo a priori. Pienso que todavía queda mucho que investigar y esclarecer al respecto.

 

El tratamiento de la psicosis puerperal suele ser farmacológico (antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo) que ayudan a que el trastorno desaparezca en torno a los 6 meses o el año. Pero, desde luego, debería ir acompañado de asistencia psicológica que ahondara y trabajara en la raíz del problema para evitar que volviese a darse en posteriores embarazos.

 

Cabe destacar también que las mujeres que padecen o han padecido la psicosis puerperal de forma intensa pueden sufrir después un miedo profundo a hacerse daño o hacérselo a su bebé. Una pérdida absoluta de la confianza en sí mismas y en su capacidad como madres. Es por ello que se resisten a quedarse solas con sus bebés y necesitan estar acompañadas la gran mayoría del tiempo. Desde luego, los psicofármacos por sí solos no solucionan esta situación, simplemente ocultan miedos y emociones profundas que pueden volver a resurgir con el tiempo y limitar las vidas de las mujeres que, por desgracia, han tenido que vivir una situación tan amarga.

 

Olaya Martínez

Psicóloga en Valencia 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Formación:

 

Nº de Colegiada CV-13970