Eterno e Incondicional

¡Cómo me gustan las vacaciones! A quién no, ¿verdad?

 

Me encanta disfrutar del tiempo libre, de tener la oportunidad de aburrirme, pero sobretodo, me encanta disponer de suficiente tiempo como para observarme y observar mi alrededor. Algo que, además, me ayuda a reflexionar y a aprender cosas nuevas. Siempre aprendiendo, eso siempre. ¿Qué sentido tendría la vida sino?

 

Estos días atrás, mientras disfrutaba de unos días en familia, reflexionaba acerca del amor. ¡Soy una romántica! ¿Qué se le va a hacer? 

 

De alguna manera pensaba en lo que significa el amor de verdad, no el que nos venden ni el que nos inventamos entre miedos y falsas creencias. El AMOR en mayúsculas y sin peros ni excusas. El amor que no muere. El amor con TODO. El amor eterno e incondicional.

Hablando de amores

Eterno e incondicional, me parecen dos palabras imprescindibles a la hora de hablar del amor. Eterno y no caduco porque ¿qué tipo de amor sería aquel que viene con fecha? Y sobre todas las cosas... Incondicional.

 

Dice el diccionario que la palabra incondicional se refiere a aquello absoluto, a lo que no admite limitaciones ni condiciones. ¿Cómo sería el amor si no fuese así?

 

El amor incondicional es un amor reflexivo, pausado, objetivo, en el que se aprende constantemente. Amar incondicionalmente es decidir amar al otro sin importar consecuencias ni desafíos. No se trata de un amor ciego, en absoluto, amor incondicional es amor con los ojos plenamente abiertos. Se trata de un amor en el que, siendo capaz de ver al otro tal y como es, amas hasta aquello que está sin pulir (bajo tu parecer). Amas desde el respeto. Sabiendo que el otro es quién es, independientemente de ti y tus creencias. Amas sabiendo que tu verdad ni es la única ni la mejor y que la verdad del otro puede encajar en la tuya y hacerla más rica incluso.

 

El amor eterno e incondicional no está ligado necesariamente a las relaciones de pareja. Os diría que uno puede romper la relación sentimental con una pareja, y sin embargo, seguir amando a esa persona incondicionalmente. Las relaciones humanas, pero sobretodo las relaciones de amor, las del alma, van mucho más allá.

 

El amor eterno e incondicional lleva ligada consigo la necesidad de respeto y compromiso. Respeto hacia quien tenemos enfrente y el compromiso de verlo y amarlo tal cuál es. El amor incondicional no es un amor iluso, en él hay también discusiones y diversos puntos de vista. De ahí la riqueza de este valioso amor, el poder de enriquecernos y ayudarnos a crecer mediante la práctica del perdón al otro y a nosotros mismos ante un determinado malentendido. 

 

Amar incondicionalmente significa poder ver los miedos del otro, poder ver su dolor y acompañarlo de la mano, aún a pesar de no entender muy bien el por qué.

El amor incondicional sale de ti hacia el otro independientemente de lo que el otro te da. Es un amor que existe, no necesita de "feedbacks" ni "expectativas" que lo alimenten. El amor con expectativas es un amor con peros, no amas verdaderamente al otro, sino a la proyección que tú mismo haces de lo que esperas recibir del otro. ¿Qué feo suena así, verdad? ... reflexionemos sobre ello... 

No te tengo pero te amo. No te veo pero te amo.

El amor eterno e incondicional no admite posesiones. No eres de nadie ni nadie es de ti.

 

Mi familia paterna vive lejos de mi y tan sólo puedo ir a visitarlos 2 o 3 veces al año. Estos días, mientras hablaba con mi yaya, caí en la cuenta de otro detalle fundamental acerca del amor de verdad, el incondicional sin peros del que os hablo. Es un amor que liga las almas, no el cuerpo físico, por tanto, es un amor que prevalece a pesar del tiempo y la distancia.

 

Mi yaya Rosario tiene su casa llena de fotos nuestras, de nuestro padre, mis primas, tías, ... dice que así nos siente con ella en todo momento y es como si nos tuviera más cerca. Nos mira, nos habla y de alguna manera la acompañamos. Así el círculo se cierra de nuevo, es incondicional y es eterno. Va más allá de espacios ni tiempos. 

 

Mi deseo para hoy y para cada uno de los días de vuestra vida es que os enriquezcáis de amores incondicionales porque llenan más que cualquier otra riqueza. 

 

“Amar incondicionalmente a alguien no significa darle tu tiempo incondicional.

A veces, amar completamente significa no volver a ver a alguien nunca más. Esto también es amor.

Esto es darle a alguien la libertad de existir y ser feliz, incluso si debe serlo sin ti”

- Vironika Tugaleva-

 

Olaya Martínez Gil

Psicóloga en Valencia

Escribir comentario

Comentarios: 0

Formación:

 

Nº de Colegiada CV-13970