Acompañar a hacer feliz al otro. Una tarea más bien, sencilla

Sí, empezaré aclarando lo que es obvio: NADIE ES RESPONSABLE DE LA FELICIDAD DE NADIE. 

Es evidente que cada quien ha de ser responsable de su propia felicidad, pero hoy andaba yo pensando en lo poco que cuesta acompañar con gestos, actitudes y detalles a que las personas que nos rodean sean un poco más felices.

 

¿No te gustaría que esto lo hicieran también por ti?

 

No se trata de grandes gestas ni siquiera de grandes regalos o actitudes exageradas. Se trata de prestar un poco de atención a las pequeñas cosas que no cuestan, pero que sí suponen mucho bien para las personas que queremos, apreciamos o, te digo más, cualquier persona.

 

Una sonrisa, un buenos días, un gesto bonito, un cómo estás; podrían ser algunos ejemplos sencillos de esto que te digo, pero hablaremos un poco más extensamente al respecto.

Los detalles marcan la diferencia

Hacer feliz a los que te rodean es una tarea sencilla que puede tener un gran impacto en sus vidas y en la tuya propia. Porque sentirse útil para el bien del otro, créeme, también resulta muy terapéutico.

Aunque no siempre es fácil saber qué hacer o decir para alegrar a otras personas, hay algunas acciones que puedes emprender para hacer que las personas que te rodean se sientan más felices y valoradas.

 

Una forma que te propongo, que puede ayudar a hacer feliz a los que te rodean es prestando atención a sus necesidades y deseos. Esto puede significar escuchar atentamente cuando ellos hablan, ofrecerles apoyo cuando lo necesitan, o simplemente estar disponible para ellos. Mostrar interés en lo que les importa a las personas que te rodean puede hacer una gran diferencia en cómo se sienten y cómo perciben tu relación con ellos.

 

Otra forma de hacer feliz a los que te rodean es demostrarles que los valoras y aprecias. Esto puede incluir cosas simples como decir "gracias" o "por favor", o incluso expresar gratitud de manera más específica por cualquier detalle que hayan podido tener. Una palabra de aliento o un cumplido sincero pueden hacer que una persona se sienta valorada y apreciada.

 

También puedes hacer más feliz al otro ofreciendo ayuda y apoyo cuando lo necesiten. Esto puede ser algo tan simple como ofrecerse a cuidar a un amigo mientras está enfermo, o ayudar a alguien a mudarse a una nueva casa. Incluso las pequeñas acciones de bondad pueden tener un gran impacto en cómo otra persona se siente. Seguro se te ocurre algún ejemplo mejor.

 

Además, hacer feliz a los que te rodean puede incluir simplemente pasar tiempo con ellos y disfrutar de su compañía. Puedes hacer planes para salir y hacer algo divertido juntos, o simplemente pasar un rato agradable en casa viendo una película o cocinando juntos. Compartir experiencias y momentos agradables puede ser una forma efectiva de hacer feliz a alguien.

 

También puedes hacer feliz a los que te rodean simplemente siendo tú mismo y siendo auténtico. Las personas a menudo valoran a aquellos que son honestos y auténticos, y esto puede hacer que se sientan más cerca y conectados a ti.

 

En resumen, hacer feliz a los que te rodean puede ser una tarea sencilla, pero también puede ser muy gratificante. Con un poco de atención, aprecio, ayuda y compañía, puedes hacerles y hacerte un favor. ¡Ponlo en práctica como tarea de año nuevo!

 

Olaya Martínez Gil

Psicóloga en Valencia

Escribir comentario

Comentarios: 0

Formación:

 

Nº de Colegiada CV-13970